Publicado: 2 de Agosto de 2017

En un primer momento y tras la aprobación en diciembre del año pasado, los autónomos no podían aplazar el pago trimestral del IVA de manera íntegra. Debido a las presiones recibidas por distintos colectivos, finalmente los autónomos sí podrán hacerlo, pero con algunas restricciones, ya que Hacienda ha dividido la posibilidad de aplazamiento en función de la cantidad adeudada.

En primer lugar, si la deuda es inferior a 30000€ el aplazamiento lo podrá hacer siguiendo el método automatizado que se ha venido realizando como hasta ahora. El plazo de aplazamiento será el que establezca la PYME, pero con un límite de 12 mensualidades para autónomos y 6 para sociedades. No será obligatorio presentar ninguna garantía, al igual que la documentación no es necesaria presentar justificación de las dificultades de tesorería para el pago ni tampoco el importe de las cuotas del IVA no cobradas

Por otra parte, si usted solicita el aplazamiento de la deuda por una cuantía inferior a 30000€, se le denegará si se incluyen deudas que ya se aplazaron anteriormente y cuyo pago se incumplió, siendo también posible la denegación si tiene deudas superiores a 600€ no aplazadas, que estén en periodo ejecutivo y cuya providencia de apremio ya se haya notificado.

Pero si usted quiere solicitar a Hacienda el aplazamiento de un deuda tributaria superior a 30000€ tiene que llevar a cabo otro procedimiento, ya que esto sí que se ha modificado.

Deberá presentar una garantía y en función de esta se concederá o no el aplazamiento del pago, teniendo en cuenta además que el grado de importancia que Hacienda otorgará para que usted demuestre que no puede efectuar el pago aumentará, ya que se le pedirán las facturas para demostrar que efectivamente no ha podido cobrar. El plazo máximo de aplazamiento, en el caso de que se lo concedan será de 36 plazos mensuales.

Si usted necesita asesoramiento no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra página web o teléfono. En nuestro despacho usted  encontrará calidad y profesionalidad para resolver sus cuestiones relacionadas con los tributos.