Publicado: 14 de Junio de 2017

La duración de las vacaciones se establece normalmente por medio de un convenio colectivo o mediante pacto, sin que en ningún caso este tiempo pueda ser inferior a 30 días naturales, incluyéndose en esos días los domingos y festivos. Estos días naturales resultan un mínimo legal que no puede ser discutido por Convenios Colectivos ni por contratos individuales, sino que únicamente puede ser mejorado por ellos.

Un trabajador que tenga un contrato a tiempo parcial tiene derecho a los mismos días de vacaciones que los trabajadores que tienen un contrato a tiempo completo, siendo indiferente el tipo de jornada que se establezca en el contrato. La única diferencia que existe entre estos dos contratos es que el trabajador a tiempo parcial recibirá durante las vacaciones el salario correspondiente a esta jornada parcial evidentemente, inferior al salario del trabajador a tiempo completo.

En cuanto a la fecha de disfrute de las vacaciones esta debe conocerse como mínimo con dos meses de antelación al inicio de las mismas salvo que el convenio colectivo establezca un plazo superior, que será el que se aplique. La concreción de las fechas de disfrute para cada uno de los trabajadores, se realiza mediante la elaboración de un calendario laboral anual de vacaciones, de modo que todos los trabajadores conozcan en qué fechas inician y terminan sus vacaciones.

Según el Art. 38 del Estatuto de los Trabajadores, los períodos de disfrute de vacaciones deben fijarse de común acuerdo entre la empresa y el trabajador, y para ello se tendrá en cuenta lo establecido en los convenios colectivos sobre la planificación anual de las vacaciones. Si a pesar de lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores o en el convenio colectivo, no se alcanza un acuerdo entre la empresa y los trabajadores, éstos podrán acudir al Juzgado de lo Social, a través de un proceso especial y urgente específico para ello, para que éste resuelva y fije el periodo de disfrute, cuya resolución no cabe recurso alguno.

Por último, los trabajadores tienen que tener en cuenta que,  las vacaciones se disfrutan, salvo que el Convenio Colectivo establezca lo contrario, dentro del año en el que se generen, pudiendo perderse su derecho si no se han disfrutado en ese año natural.