Publicado: 8 de Agosto de 2017

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS)  es la organización administrativa responsable del servicio público de control y vigilancia del cumplimiento de las normas de orden social que incluye los servicios de exigencia de las responsabilidades administrativas pertinentes en que puedan incurrir empresas y trabajadores así como el asesoramiento e información a los mismos en materia laboral y de seguridad social.

En función de lo anterior, podemos decir que la función de los inspectores es controlar yvigilar que las empresas y trabajadores cumplan con las responsabilidades administrativas que exige la ley y de asesorar e informar a los mismos en materia laboral y Seguridad Social.

Es importante señalar que no hay la necesidad de un aviso previo de una inspección, ni tampoco una denuncia para que a una empresa se le realice una inspección de trabajo, ya que estas son de carácter rutinario. De hecho, son susceptibles de tener una inspección personas físicas y jurídicas, públicas o privadas y las comunidades de bienes.


Sin embargo, los centros de trabajo, establecimientos, locales, instalaciones cuya vigilancia sea competencia de las Administraciones Públicas y los centros y establecimientos militares, dependientes de la Administración militar, están excluidos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ya que se rigen por una normativa específica.

Las sanciones son impuestas por las autoridades laborales competentes a propuesta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, previa instrucción del oportuno expediente y conforme a un procedimiento administrativo especial que se inicia con el acta de infracción. Las sanciones que puede acarrear una inspección de trabajo se encuentran: 

·         Multa económica, que pueden ir desde los 60€ hasta los 187515€.

·          Devolución de las cantidades indebidamente percibidas o no aplicadas correctamente, como por ejemplo, subvenciones. 

·         Para trabajadores que incurran en alguna infracción pueden perder sus derechos como demandantes de empleo, quedando sin efecto su inscripción como desempleados.

·         Si el infractor es extranjero, podrá aplicarse en lugar de una multa económica la expulsión del territorio español.

·         Incumplimiento del Plan de Prevención de Riesgos Laborales, puede acarrear unas sanciones que pueden ir desde los 8196€ hasta los 40985€.